• Alcachofa de Benicarló
 

El cultivo

El área de cultivo de la Alcachofa de Benicarló se reparte entre los terminos de Benicarló, Vinaròs, Càlig y Peñíscola. Los terrenos con pendientes medias inferiores al 5% están prácticamente a nivel del mar, aunque en las zonas periféricas del interior hay una cierta elevación. Ello da lugar a un microclima especial que hace que la variedad cultivada, la "Blanca de Tudela" en las categorías Extra y Primera, adquieran una compactación y apiñado del fruto con la consiguiente calidad del producto, que se traduce en unas buenas cotizaciones en el mercado. También destacan las prácticas culturales del agricultor de la zona.

Denominación de origen: El proceso de elaboración comienza con la recolección en campo, transporte a almacén y descarga del producto, con envase adecuado, de forma que no se deteriore la calidad del producto. Seguidamente se procede a su tría con una rigurosa selección individual, los productos seleccionados pasarán a su calibrado, envasado, etiquetado, inspección y paletización a la zona de expedición, para su carga y distribución a los diferentes mercados o puntos de venta.

En todo el proceso el personal tratará el producto con el máximo esmero y guardará la máxima pulcritud en la labor que está realizando. En los envases figurará obligatoriamente y de forma destacada, el nombre de Denominación de Origen "Alcachofa de Benicarló".

Destaca su forma chata y compacta, además de su peculiar hoyuelo. Lo más apreciable es su larga duración sin mermar la alta calidad que ofrece.